Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Catedral

La catedral de Siena, también conocida como Duomo di Santa Maria dell'Assunta, es un maravilloso ejemplo del arte gótico que domina la ciudad. Se encuentra en Piazza del Duomo, frente al Ospedale di Santa Maria della Scala. La mayor parte de la catedral fue construida en 20 años, comenzando su construcción en el año 1196. Aún así, algunas de las secciones más importantes fueron hechas durante el siglo siguiente. La catedral está acompañada además de un baptisterio y un campanario. Tanto la catedral como el baptisterio y el campanario se convirtieron en un maravilloso homenaje a la arquitectura gótica y su máximo esplendor. Deslumbrante e imponente, esta catedral es reconocida en todo el mundo gracias a su fiel reflejo del arte gótico.

Una vez finalizada la construcción de la catedral, su fachada de mármol blanco, verde y rojo (Foto 1) quedó inconclusa cuando su creador, Giovanni Pisano, falleció. Se terminó en el siglo XIV. Los dos portales en la parte baja tienen en la cima unas lunetas y frontones góticos. Los mosaicos de gablete se colocaron allí en el siglo XIX. Las estatuas de Giovanni Pisano en la sección baja fueron reemplazadas por unas réplicas, ya que los originales fueron trasladados al museo que se encuentra junto a la catedral.

En el siglo XIV, existió un proyecto que nunca se llevó a cabo debido a la plaga que azotó la ciudad, pero que consistía en convertir a la catedral en la más grande del mundo conocida hasta ese entonces.
 
En el siglo XV, y para cumplir con el deseo de San Bernardino, un símbolo del Sol simbolizando a Jesús se colocó sobre el portal principal.
 
En el siglo XIX se llevaron a cabo otras modificaciones, así como la colocación de los mosaicos venecianos de oro frente a la catedral. En el siglo pasado, se encargó a Enrico Manfrini que esculpiera las puertas de bronce que reemplazaron luego a las originales.

Para llegar a la entrada de la catedral hay que subir doce peldaños, que están allí en honor a los doce apóstoles.

Dentro, los muros y los pilares son de color blanco y negro. Las bóvedas son azules con estrellas doradas, y la nave está adornada con 172  bustos de papas.

Los pisos de mármol fueron creados por diferentes artistas, y terminarlos llevó dos siglos. En ellos pueden observarse 56 paneles que representan escenas de la historia y la Biblia, como la Loba de Siena y la Rueda de la Fortuna, y el Emperador Seguismundo en trono. Entre los artistas que contribuyeron al arte de estos pisos se encuentran Domenico di Bartolo, Domenico di Niccolò dei Cori, Alberto Aringhieri y Domenico Beccafumi. El público puede observar estas maravillosas obras sólo durante algunos días en el mes de agosto, ya que luego permanecen protegidas y cubiertas para su mejor conservación.

El altar principal del presbisterio fue obra de Baldassarre Peruzzi; y el candelabro con ángeles junto al altar lo hizo Giorgio Martini.

El púlpito de estilo gótico data del siglo XIII (Foto 3) y está hecho de mármol y pórfido. Fue creado por Nicola y Giovanni Pisano. También se encuentra en una capilla cerca del transepto norte de esta catedral la escultura de bronce hecha por Donatello, San Juan Bautista.

Entre las varias obras de arte que se albergan aquí se destacan: San Pedro, de Miguen Ángel, y las estatuas de la Capilla Chigi hechas por Gian Lorenzo Bernini.

Artistas renacentistas como Tino de Camaino, Donatello y Neroccio de Landi crearon los monumentos fúnebras del Cardenal Riccardo Petroni, el Obispo Gioavanni di Bartolomeo Pecci y el Obispo Tomasso Piccolomini.

En el transepto izquierdo se encuentra la Capilla de San Giovanni Battista, que alberga la estatua de bronce de Donatello, unos frescos de Pinturicchio y escenas de la vida de Alberto Arighieri.
 
La Cappella Chigi, también conocida como Cappella della Madonna del Voto, se encuentra en el transepto derecho. Esta capilla encanta a quienes la visitan con su cúpula dorada hecha por Johann Paul Schor y las estatuas de San Girolamo y Santa Maria Maddalena creadas por Bernini. También están aquí San Bernardino de Siena, de Antonio Raggi, y Santa Caterina di Siena, de Ercole Terrata. Las fabulosas columnas que originalmente adornaron el Palazzo Laterano en Roma y la Madonna del Voto realizada por Scuola di Siena también se encuentran dentro de esta capilla.



 
Toscana