Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Piazza del Campo y alrededores

Piazza de Campo fue construida en época del Consejo de los Nueve, en un lugar donde en aquellos tiempos romanos se desarrollaba un mercado. Desde el siglo XIV ha sido un punto cívico y de encuentro social. Los nueve sectores en los que está dividida recuerdan a sus nueve fundadores.

Una parte de su Fonte Gaia es sólo una réplica de la creación de Jacopo della Quercia, que tuvo que quitarse de allí por los daños que había sufrido con el pasar del tiempo. Para ver el original hay que dirigirse al Complesso Museale di Santa Maria della Scala.

En época de verano, la plaza está tan llena de personas que se hace difícil circular. El Palazzo Comunale, también conocido como Palazzo Pubblico o ayuntamiento, bordea la plaza. El Consejo de los Nueve lo construyó en el año 1297, como un centro simbólico y real del poder republicano para reducir el control de los caballeros feudales.

En la planta baja se utilizó roca, mientras que en las demás plantas el material de construcción fue el ladrillo. La fachada cóncava del palazzo sigue la forma de la piazza convexa, y crea así un perfecto equilibrio entre ambos.

La entrada al patio del palazzo es gratuita; pero es necesario pagar un boleto para ingresar al Museo Civico, que se ubica a la entrada del palazzo (tel. 0577 29 22 63). El museo exhibe frescos que, a diferencia de la mayoría de las obras de arte de aquella era, representan sujetos y temas laicos; todos ellos creados por artistas de la Escuela Sienesa. La decoración aquí, así como también en muchos otros edificios de estilo sienés, es generalmente abundante.

Hay una sala donde se exhiben pinturas, en su mayoría de origen sienés, que datan de entre los siglos XVI y XVIII.

En la Sala del Risorgimento se encuentran algunos de los frescos que representan los momentos más importantes de la Unificación de Italia.

La Sala di Balia está dedicada a la lucha entre el Papa Alejandro III de Siena y Federico I Barbarroja.

La siguiente es la Anticamera del Concistoro, que alberga el fresco de Santi Caterina d'Alessandria, Giovanni e Agostino, de Ambrogio Lorenzetti.

Desde la Anticamera del Concistoro se puede ingresar al Vestibolo. Aquí se exhiben, entre otras piezas, el lobo hecho en bronce que representa a Siena. Junto al Vestibolo se encuentra la Anticappella. En sus paredes cuelgan frescos que representan eventos y personajes mitológicos e históricos de la época greco-romana. La atracción principal de esta cappella es La Santa Familia y San Leonardo, de Il Sodoma, y su hermoso coro.

Desde la cappella se ingresa a la Sala del Mappamondo, que alberga la obra más admirada de todo el palazzo: La Virgen María en Majestad, de Simone Martini. En esta sala también hay otros frescos donde pueden observarse importantes eventos de la historia de Siena que terminaron en victoria.

En el techo de la Sala del Concistoro se encuentra la maravillosa obra manierista de Domenico Beccafumi.

La siguiente sala es la Sala dei Nove, que alberga las Alegorías del Buen y el Mal Gobierno, de Ambrogio Lorenzetti, considerado por Francesco da Mosta una de las obras más cautivantes de todo el país. Se cree que los tres paneles del fresco fueron realizados por quienes estaban en el poder para recordar los valores más significativos de una república: Justicia, Sabiduría, Virtud y Paz. Los otros frescos, Efectos del Buen Gobierno y Efectos del Mal Gobierno muestran una Siena repleta de felicidad y una Siena invadida por el crimen y la muerte respectivamente.

Desde la logia del palazzo se tienen unas maravillosas vistas de los alrededores.

La Torre del Mangia, ubicada junto al Palazzo Comunale, es un campanario desde donde también se observan unas fabulosas vistas de toda Siena, y tiene capacidad para 30 personas por cada visita. Esta torre de 102m de alto fue diseñada con aire sienés en el año 1344, superando todas las limitaciones de ingeniería de la época.

Otros monumentos que no hay que dejar de vistar y que se encuentran alrededor de la Piazza del Duomo, además, claro, de la Catedral, son:

La Libreria Piccolomini, donde se encuentra la colección de libros que Enea Silvio Piccolomini (Papa Pío II) dejó y su sobrino Pío III decidió conservar en esta biblioteca construida exclusivamente con ese propósito.
La sala tiene frescos de Pinturicchio, cuyas obras representan diferentes momentos de aquellos tiempos. La protagonista de la sala es la reproducción de una obra griega del siglo III denominada Las Tres Gracias.

El Museo dell’Opera Metropolitana, también conocido como el Museo dell’Opera Duomo, se ubica junto a la Catedral. En su fachada se encuentran unas estatuas hechas por Giovanni Pisano.
La Majestad de Duccio di Buoninsegna fue creada en el siglo XIV. Se realizó para luego colocarse en el altar mayor. Algunas partes muestran a Jesús predicando, rezando o recibiendo el beso de Judas. Dos de sus salas conservan algunas estatuas de la Fonte Gaia de Jacopo della Quercia, y la otra exhibe ilustraciones del piso de mármol hecho en el siglo XIX.
En las plantas superiores se exhiben obras, tapices y manuscritos de Ambrogio Lorenzetti, Simone Martini and Taddeo di Bartolo.
Bajo la catedral y hacia el norte se encuentra una cripta que permaneció rellena con escombros durante siete siglos. Se abrió a comienzos del siglo XXI, y se la decoró con un mural de 180 m2 donde se han representados escenas bíblicas.

El Baptisterio de San Juan se encuentra en Piazza San Giovanni. Su fachada no fue terminada, pero es un ejemplo de la magnificencia del estilo gótico; y su interior alberga maravillosos frescos. El ábside también cuenta con frescos que representan los eventos más importantes de la vida de Jesús. En el que se puede ver a Jesús cargando la cruz, se reconocen algunos edificios en el fondo, como la cúpula florentina de Brunelleschi y el campanario creado por Giotto. En la rivalidad entre sieneses y florentinos, pareciera insinuarse que fue Florencia la culpable del sufrimiento de Jesús.

Se podría decir que el elemento más importante aquí es la pila bautismal. Fue creada por Jacopo della Quercia, quien representó los principales eventos en la vida de San Juan Bautista, los cuales están hechos en relieves de bronce. Es imposible también dejar de ver el Bautismo de Cristo y San Juan en Prisión de Lorenzo Ghiberti y el Festín de Herodes de Donatello.



 
Toscana